sábado, 25 de octubre de 2008

Víctor Salas

Víctor Salas, alcanzó a tomar seis fotografías de la silueta de 
su agresor. El Reportero Gráfico chileno de la agencia EFE,
quien cubría una protesta en la ciudad de Valparaíso, recibió
un  feroz golpe en su ojo derecho que lo arrojó al suelo. Sin
embargo levantó su cámara y fotografió a quien lo había 
lastimado seriamente. Luego de tres meses de indagaciones
se estableció que el suboficial del cuerpo de Policia Montada
de Chile, Iván Barría, fue quien con una fusta metálica le 
provocó una lesión intraorbital con perdida de visión en su 
ojo derecho. El uniformado negó su responsabilidad en los hechos.
Pero las pruebas son irrefutables, finalmente el agresor tiene
nombre y apellido y lo espera la justicia. El genial escritor
Roberto Bolaño, hace unos años escribio lo que sigue:
"el asesino duerme mientras la víctima lo fotografía"

1 comentario:

Pelado dijo...

Iván Barría tiene la violencia instalada en su apellido. Que se haga justicia.